Si eres amante de la naturaleza y el misterio, pero aún no sabes qué lugares visitar, el Perú te ofrece un abanico de destinos donde encontrarás lo que buscas. A continuación te mostraremos dos cuevas misteriosas que yacen en el centro de nuestro país y que esconden asombrosas historias que no conocías. Perfectas para los amantes de la espeleología.

 

Las cuevas de Huagapo

Con una abertura de más de 20 metros y con una profundidad de hasta 2 mil metros, esta cueva es considerada la más profunda de Sudamérica. Su interior contiene ríos subterráneos, algunas pinturas rupestres con escenas de caza, así como estalagmitas y estalactitas con formas humanas (una virgen, una calavera, entre otras) y de animales. También se le conoce como “Las lágrimas del Poderoso”, por la combinación de dos palabras en quechua en la que ‘Huaga” significa lágrimas y ‘Apo’, poderoso. Ubicada a tan solo dos horas de la ciudad de Huancayo, esta maravilla natural se caracteriza por ser muy oscura; por ello te recomendamos ir por la mañana para que puedas observarlas en su máxima dimensión.

Un lujo que no puedes perderte que se ubica en Tarma.

 

La cueva de las lechuzas

Mágica y sobrecogedora son sinónimos perfectos para esta caverna huanuqueña que reposa en las faldas del cerro Bella Durmiente, en Tingo María. Ha sido explorada solo hasta los 400 metros debido a su amplia profundidad, por lo que se desconoce si tiene una salida. Esto ha hecho que más gente la visite por la intriga que genera. Su interior es el refugio de fauna silvestre entre las que destacan lechuzas, loros, murciélagos, golondrinas, las cuales te hipnotizarán con el sonido de su canto. Además de toparse con estalagmitas y estalactitas, te quedarás fascinado con los reptiles, arañas e insectos que recorren por las grietas de sus paredes. ¡Un maravilloso lugar con un misterio detrás!

¡Vive unos días llenos de emoción en estas cuevas misteriosas!