Justo en medio de los Andes se encuentra Junín, una región que te espera con ciudades llenas de hermosos paisajes, fervor religioso y tradiciones culturales que se mantienen vigentes a pesar del paso de los años.

Al este de Huancayo, capital de Junín, encontrarás el nevado Huaytapallana de 5,557 metros de altura, que puedes escalar en cualquier época del año. Durante el recorrido verás cinco lagunas entre las que se destaca Cochagrande por su color esmeralda.

En Huancayo las artesanías son tan bellas como su naturaleza. Los mates burilados que se elaboran en Cochas Chico y Cochas Grande son verdaderas obras de arte del ande peruano, al igual que los tejidos de alpaca que se confeccionan en Hualhuas y la orfebrería de San Jerónimo de Tunán.

Otro destino de Junín es Tarma, conocida como La Perla de los Andes por sus enormes campos con flores multicolor. En esta ciudad te puedes conectar con la religiosidad andina si visitas el Santuario del Señor de Muruhuay, donde hay una imagen de Cristo crucificado pintada en una roca que para los lugareños es milagrosa.

Y a solo diez minutos del centro de Tarma encontrarás Tarmatambo, un antiguo centro administrativo incaico que aún conserva los restos de sus templos, viviendas y cementerios. También tiene un sistema hidráulico con canales de piedra, que actualmente sigue siendo utilizado por los habitantes del lugar para irrigar sus tierras.

En Junín también está Jauja, conocida por haber sido la primera capital del Perú, un lugar ideal para practicar deportes de aventura en el cañón de Shucto como la escalada de montaña, trekking y ciclomontañismo.  

Si eres un amante del agua debes visitar la laguna de Paca en Jauja para nadar a más de 3,300 metros de altura. También puedes practicar remo muy cerca a los totorales donde viven diversas aves silvestres.

Como puedes notar, Huancayo, Tarma y Jauja son destinos que tienen mucho por ofrecerte, así que anímate a visitar Junín antes de que se termine el 2019.