Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura virreinal en el Perú. Se construyó entre los años 1675 y 1685. Aparentemente se levantó sobre un templo incaico. Cuenta con catacumbas que están cruzadas por misteriosos túneles incas que, según las leyendas, conducen al Cusco o a casonas de la ciudad.

El templo tiene también una réplica de La Piedad de Miguel Ángel y valiosas pinturas pertenecientes a la Escuela Cusqueña. Existen esculturas de yeso en tamaño natural de Santiago Apóstol y la representación de La Última Cena.

Recomendaciones

Te puede interesar