Sus milenarias aguas preservan la leyenda de Mamahuarmi, una historia de amor entre un soldado español y la hija del cacique de Churín, Shumac Coyllur (Lindo Lucero). Para recordar su pasión, hay una gruta y una fuente con su nombre ubicadas cerca de la entrada al balneario. Además, está la Poza de los Novios, el Velo de la Novia y la Poza de los Melliceros.

Recomendaciones

Te puede interesar