Este paraíso de historia y naturaleza está en el extremo de la península del Callao. Sus playas son de piedras gastadas por la corriente marina y su calmo oleaje frío invita a darse un refrescante chapuzón.

En su malecón hay varios restaurantes de gran calidad que tienen como especialidad los pescados y mariscos frescos.

Se puede pasear por el Malecón Pardo, que es un extenso mirador de la isla San Lorenzo. Mirar un atardecer en La Punta es enamorarse de Lima.

Recomendaciones

Te puede interesar