Se encuentra ubicado a media cuadra de la Plaza de Armas, constituye en la actualidad el principal monumento histórico de Cajamarca, por ser el único vestigio de arquitectura incaica, y el único testigo del epílogo de la captura del inca Atahualpa. En este recinto el Inca Atahualpa, estando prisionero, ofreció a Francisco Pizarro llenarle el cuarto dos veces con plata y una con oro a cambio de su libertad.

Recomendaciones

Te puede interesar