Se edificó sobre vestigios prehispánicos. Su arquitectura se entremezcla con los cimientos de piedra que aún quedan del antiguo curacazgo. Destacan la plaza principal y la casa del curaca Tayta Lóloc (tiene muros con cornisas de hasta 3 m de alto, elaborados de piedra labrada unida con argamasa de barro).

Entre las estructuras de la época colonial está la municipalidad, que exhibe dos placas de mármol que conmemora la fundación de la Ciudad San Juan de la Frontera de los Chachapoyas y el natalicio del jesuita Blas Valera, el Templo Matriz y La Capilla Posa.

Recomendaciones

Te puede interesar