Lunahuaná es una excelente alternativa para admirar la naturaleza, practicar deportes de aventuras y probar comidas inolvidables. Su valle es alimentado por el río Cañete y, gracias a sus aguas en la tierra, crecen huertos y viñedos.

Es un destino ideal para practicar canotaje, trekking, ciclismo de montaña, así como para la visita de bodegas vitivinícolas y sitios arqueológicos. Su variada oferta gastronómica, sus ricos piscos y vinos te harán volver.

Recomendaciones

Te puede interesar